Colombia no puede retrasarse (otra vez) mientras el mundo avanza hacia 5G

NOTICIAS

PORTAFOLIO

TRANSFORMACIÓN DIGITAL

5G será esencial para la reactivación económica y Colombia no puede quedarse atrás. Retrasar 5G atentaría contra la reactivación económica en Colombia.

La nueva generación de redes móviles conocida como 5G ha comenzado a ser desplegada alrededor del mundo por cientos de operadores, con lo que está en camino a convertirse en la tecnología celular de más rápida adopción en la historia. Colombia no puede desperdiciar la oportunidad de continuar avanzando en el despliegue de nuevas tecnologías como 5G, que le permitan abordar con un nuevo enfoque los grandes retos de sectores clave como salud, educación e industria.

Con ciertas dificultades y cuestionamientos, Colombia ha logrado avanzar en la tarea de asignación de espectro que permita a los operadores incrementar la cobertura y calidad de los servicios a través de las nuevas tecnologías. Sin embargo, aún está lejos de una posición ideal, con apenas un cuarto del espectro asignado recomendado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

PaísEspectro (MHz)Sugerencia 2015Sugerencia 2020 (escenario alto)Sugerencia 2020 (escenario bajo)
Brasil60946.80%31.10%45.40%
Perú554.442.60%28.30%41.40%
México524.940.40%26.80%39.20%
Uruguay51539.60%26.30%38.40%
Colombia492.537.90%25.10%36.80%
Chile47036.20%24.00%35.10%
Nicaragua42032.30%21.40%31.30%
Argentina40030.80%20.40%29.90%
Costa Rica40030.80%20.40%29.90%
Promedio392.130.20%20.00%29.30%
República Dominicana38029.20%19.40%28.40%
Paraguay35026.90%17.90%26.10%
Venezuela32424.90%16.50%24.20%
El Salvador30423.40%15.50%22.70%
Ecuador29022.30%14.80%21.60%
Honduras29022.30%14.80%21.60%
Bolivia28421.80%14.50%21.20%
Panamá24018.50%12.20%17.90%
Guatemala210.616.20%10.70%15.70%

Colombia logró incrementar en 2019 la cantidad de espectro a disposición del mercado, un total de 130 MHz a través de la licitación de las bandas de 1.9 GHz, 700 MHz, y 2.5 GHz. Estas dos últimas son esenciales para el despliegue y operación eficiente de 4G-LTE.

Sin embargo, cabe recordar que la licitación de la banda de 700 MHz se retrasó al menos cuatro años en Colombia, cuando otros países de la región ya la habían asignado años atrás como Brasil, Chile y Argentina en 2014, o México en 2016.

La importancia de esta banda, conocida como “dividendo digital”, se encuentra en sus características de propagación. Permite a los operadores cumplir con sus obligaciones de cobertura social a un menor costo de infraestructura. En ese sentido, el retraso de la licitación de esta importante banda provocó a su vez la demora en el cumplimiento de los objetivos de cobertura y conectividad del Estado.

Como parte de la contraprestación durante la licitación de espectro 4G, los operadores ganadores también adquirieron compromisos de cobertura. Claro se comprometió a ampliar su cobertura a mil 348 localidades entre 2020 y 2025; Tigo llegará a mil 636 nuevas localidades entre 2021 y 2025; y Partners (el nuevo operador) incluirá 674 localidades entre 2020 y 2021. Telefónica no participó en la licitación.

De hecho, desde la última licitación de espectro 4G, los operadores ganadores (Claro, Tigo y Partners) han logrado migrar a más usuarios a la nueva tecnología 4G.

Según los datos más recientes del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), 70.75 por ciento de los usuarios de Internet móvil en el país (por suscripción y demanda) usaba tecnologías 4G al segundo trimestre del 2020, lo que representa un incremento de cinco puntos porcentuales respecto a lo registrado al mismo periodo de 2019, previo a la subasta de espectro.

Es indudable que el mayor espectro disponible en el mercado permitió que los operadores aceleraran sus planes de despliegue y, con ello, llevar los beneficios de mayor velocidad y cobertura provenientes de 4G a los usuarios colombianos.

Además del beneficio directo al mercado, se deben considerar también los beneficios económicos para el Estado, que a partir de la última subasta de espectro logró recaudar más de 5 billones de pesos. Según el MinTIC, 60 por ciento de esos recursos servirán para ampliar la cobertura en zonas rurales.

Malas señales

Ante ciertos cuestionamientos para detener la licitación de nuevas bandas de espectro (como la banda de 3.5 GHz) para la habilitación de la tecnología 5G, Colombia no puede cometer el mismo error y retrasar la obtención de beneficios derivados de la nueva tecnología celular y el uso más eficiente del espectro.

Además, al considerar los efectos provocados por la pandemia de Covid-19, la licitación de espectro 5G y la instalación de nueva infraestructura serán un factor esencial en la reactivación económica y la necesaria aceleración de la transformación digital.

Movistar de Telefónica ha insistido en repetidas ocasiones que el gobierno colombiano debería retrasar la subasta de espectro 5G, con base en supuestas barreras a la competencia. La operadora no participó en la última licitación de espectro en Colombia, al acusar que se establecieron “elevados precios”.

Cabe recordar que Telefónica ha emprendido la desincorporación y eventual venta de sus operaciones en hispanoamérica, incluida Colombia, por lo que es de esperar que los recursos financieros dejarán de fluir hacia estas filiales.

El operador ya se ha desprendido de algunos activos en la región, como la filial en Guatemala y sus licencias de espectro en México, en un plan de devolución de frecuencias al Estado vía el regulador.

En 2017, el Estado colombiano también tuvo que participar, por tercera ocasión, en el proceso de capitalización de Movistar (de la que posee una tercera parte), con 2.1 billones de pesos, que servirían para pagar 4.8 billones en pensiones y 1.65 billones para cumplir con el laudo por reversión de activos.

Son extraños los llamados de Movistar por retrasar el espectro 5G cuando el operador, junto con otros cuatro operadores móviles del país, adquirieron del MinTIC el pasado junio de 2020, licencias de experimentación para esta nueva tecnología. Los ensayos se llevarían a cabo en 36 lugares de Bogotá, Medellín, Barrancabermeja y Tolú.

Por otro lado, la autoridad de competencia de Colombia y el propio mercado se han encargado de demostrar el dinamismo del mercado móvil.

El mercado colombiano exhibe una mayor cantidad de operadores en competencia respecto al resto de sus pares latinoamericanos, a la vez que continúa atrayendo la atención de nuevos entrantes, ya sea con infraestructura o bajo la modalidad de Operador Móvil Virtual (OMV).

A diferencia de otros países de la región donde el mercado móvil en general se divide entre tres empresas, Colombia tiene la particularidad de que además de contar con tres operadores grandes, 10 por ciento del mercado móvil lo concentran empresas de nicho.

Este país es también uno de los pocos en donde los OMV logran una buena participación de mercado. Esto se debe a que estas empresas pagan casi 30 por ciento menos de algunos costos como el roaming; gracias a ello tienen estrategias para penetrar en nichos.

Sin dominancia

Anteriormente, en febrero del 2017, la Comisión de Regulación de las Comunicaciones (CRC) había iniciado una Actuación Particular (AP) para constatar la existencia o no de posición de dominio de Claro.

Esta investigación fue solicitada por Tigo y Movistar, que le pidieron en 2016 al regulador que le pusieran nuevas medidas de posición de dominio a la filial de América Móvil (el regulador ya le había impuesto a Claro años atrás medidas como cargos asimétricos).

La CRC envió un proyecto de resolución para la revisión de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC). El máximo organismo de regulación de competencia consideró en 2019 que no había evidencia de dominancia de Comcel (Claro) en el mercado de servicios móviles y que no existen problemas de competencia.

La llegada del 5G a Colombia no será posible si no se pone a disposición del mercado más espectro que permita el despliegue eficiente de la nueva tecnología, como lo han hecho países avanzados que ya son pioneros de 5G como Corea del Sur, China y Estados Unidos.

La pandemia por Covid-19 demostró el valor de la infraestructura de telecomunicaciones como una herramienta esencial para mantener en movimiento decenas de actividades económicas, por lo que se debe continuar y aprovechar el momento para acelerar la transformación digital de los hogares, el gobierno y las industrias.

El espectro radioeléctrico no es para los operadores, sino para el beneficio de la población.

Fuente: DPL News (Digital Policy Laws)

Esto te puede interesar

mayo 2021
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31