Nube privada virtual: qué es y cómo funciona

NOTICIAS

PORTAFOLIO

TRANSFORMACIÓN DIGITAL

La nube está cada vez más presente en nuestro día a día. Podemos almacenar archivos de todo tipo y tenerlos disponibles en cualquier lugar. Sirven también para crear copias de seguridad, liberar espacio, compartir documentos con terceros, trabajar de forma remota… En definitiva, ofrecen un amplio abanico de posibilidades tanto para usuarios domésticos como empresas y organizaciones. Sin embargo existen diferentes tipos, servicios y plataformas. En este artículo vamos a explicar qué es la nube privada virtual.

En qué consiste la nube privada virtual

Podemos decir que la nube privada virtual viene para mejorar la seguridad de la nube pública. Son todos los recursos que hay alojados en Internet y accesibles desde la nube, pero aislado de todos los usuarios que puedan acceder de forma abierta. Esto hace que se eliminen las dudas que podemos tener sobre la seguridad de la nube pública.

Lo que hace este tipo de servicios es proteger la nube pública, la que contrata una empresa por ejemplo, con una VPN. De esta forma va a permitir que todo lo que enviamos y recibimos vaya de forma cifrada, desde nuestro equipo hasta la nube pública de una empresa donde trabajemos, por ejemplo.

El objetivo es crear un entorno de trabajo seguro, donde toda la información esté protegida y cifrada. Se puede decir que es una nube privada, pero dentro de una pública. Es decir, dentro de un almacenamiento donde otros usuarios van a poder compartir sus datos, vamos a tener nuestro propio espacio privado al que no van a poder acceder otros.

Los usuarios que opten por este tipo de servicios pueden configurarlo para tener allí diferentes aplicaciones web, páginas, etc. Todo esto dentro de un ecosistema que pertenece a la nube pública, administrada por un tercero, pero donde otros no pueden acceder y, por tanto, mantener en todo momento la seguridad y privacidad.

Podemos nombrar algunos ejemplos de servicios que ofrecen la nube privada virtual. Algunos son Amazon Web Services (AWS), Azure de Microsoft o HP. No obstante, existen muchas opciones en la red y es cuestión de encontrar cuál se adapta mejor a lo que buscamos, qué características tienen, etc.

Ventajas que ofrece

La nube privada virtual ofrece una serie de ventajas, como vamos a ver. Permiten que los usuarios y empresas puedan alojar contenido en la red y usar aplicaciones en la nube de una forma segura. Es una alternativa a otras opciones, por lo que muchos lo tienen en cuenta para migrar su infraestructura y tenerla siempre disponible en la red.

Seguridad

La primera ventaja es la seguridad. Es la principal y la causa por la que muchos usuarios y empresa optan por la nube privada virtual. Permite proteger la dirección IP, puertas de enlace y, en definitiva, cifra todos los datos que enviamos o recibimos. Actúa básicamente como una VPN cuando navegamos por la red.

Va a permitir también controlar mejor los datos. Se trata de un servicio que va a aislar los datos con otras nubes en la capa de red. Vamos a controlar toda esa información y evitar que pueda acceder un intruso o que esos datos puedan terminar en una carpeta controlada por otra persona.

Seguridad de la nube privada virtual

Coste

A diferencia de las nubes privadas corporativas, la nube privada virtual es bastante más económica. Permite también contar con un espacio seguro y protegido para almacenar, a diferencia de la nube pública, pero en este caso no necesitamos hacer un desembolso económico grande.

Es muy útil por ejemplo para pequeñas empresas. De esta forma pueden crear un entorno donde poder subir contenido y trabajar de forma remota con garantías. Algunos servicios incluso se pueden utilizar de forma gratuita y únicamente cobran por determinadas mejoras y características.

Simplicidad

Otra ventaja de la nube privada virtual es la simplicidad. A diferencia de otras opciones, como la nube privada corporativa, no va a haber que llevar a cabo complejas configuraciones para poder usar este tipo de servicios. Hay muchas plataformas que nos permiten almacenar archivos o tener acceso a aplicaciones web fácilmente.

Una vez contratado el servicio, el proceso para usarlo es sencillo e intuitivo. Por ello, la simplicidad es otra de las claves que podemos mencionar. Vamos a poder personalizarla según lo que necesitemos, separar usuarios, realizar cambios… Pero todo esto sin agregar un extra de dificultad.

Qué frena el uso de la nube

Rendimiento

El rendimiento también mejora respecto a otras opciones en la nube. Vamos a poder gestionar mejor cómo priorizar el tráfico de red. De esta forma podremos mejorar el funcionamiento de ciertas aplicaciones que tengamos configuradas en la nube y eliminar posibles problemas que deriven en cortes o lentitud al usar el servicio.

Además, el hecho en sí de poder trabajar en la nube, de poder acceder a recursos y archivos online, va a hacer que el rendimiento de una empresa aumente. Es algo que cada vez utilizamos más en nuestro día a día y una de las causas es lograr un mayor rendimiento a la hora de trabajar.

Escalable

Algo muy valorado por los usuarios al utilizar este tipo de nube es que es escalable. Tiene bastante flexibilidad y va a permitir contratar y configurar en función de lo que necesitemos. Puede que en un momento dado necesitemos unas características determinadas, pero en un futuro haya que ampliar la capacidad.

Esto es muy útil para adaptarse al crecimiento de una empresa sin tener que hacer grandes inversiones. A fin de cuentas es como un servidor privado virtual, que también podemos ampliar la capacidad y los recursos disponibles conforme vemos que necesitamos más.

Fuente: RedesZone
 

 

Si requiere asesoría para el  crecimiento de su empresa:

¡Contáctenos!

Media Commerce, Siempre Presente.

Esto te puede interesar

septiembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930