Tendencias 2021: ¿Qué le deparará el nuevo año a las empresas de Infraestructura Digital y cuáles son las claves del nuevo periodo?

NOTICIAS

PORTAFOLIO

TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Hablamos con los líderes de la industria para preguntarles sobre las tendencias que impactarán en el sector tecnológico en este 2021

Hace un año, desde DatacenterDynamics, hicimos una investigación sobre cuáles iban a ser las tendencias tecnológicas que marcarían el 2020. En el reportaje hablamos sobre el cambio climático, tendencias en Cooling, el Edge Computing y TI híbrida, entre otros temas. Y de repente sucedió lo inimaginable.

Los esquemas de las empresas tecnológicas de todo el mundo tuvieron que dar un giro de 180 grados en sus planes para adaptarse a lo que en pocos días se había denominado “la nueva normalidad”.

Con la llegada del coronavirus con el confinamiento en primer lugar en nuestras casas, seguido del cierre perimetral de ciudades y países, la vida cambió para todos y, de repente, la prioridad se convirtio en que los sistemas estuvieran en pleno funcionamiento sin interrupciones las 24 horas del día, los 365 días del año, para que la nueva normalidad nos permitiera a todos trabajar desde casa sin interrupciones por caídas en los servicios y con la mayor seguridad posible.

Y se consiguió.

¿Y ahora qué?

Ahora, con la llegada del 2021, los centros de datos siguen creciendo y adaptándose a las adversidades que ha supuesto la pandemia a nivel global. El despliegue del 5G, la aceleración y migración hacia entornos cloud, el aumento de la automatización, la seguridad o la IA han puesto de manifiesto la necesidad de que el mercado de almacenamiento siga adecuándose a un marco tecnológico cada vez más generalizado para las compañías. Las empresas siguen trabajando en los planes que durante el pasado año fueron trazando, con la vista todavía puesta en el coronavirus, pero con la lección más que aprendida para superar el bache que vivimos en 2020.

Por suerte para todos, las empresas tecnológicas tienen la intención y el interés de seguir trabajando incansablemente para que todo siga su curso ahora que la nueva normalidad se ha asentado en nuestras vidas; y como no podía ser de otra manera, desde DCD nos hemos puesto en contacto con los líderes de la industria para preguntarles sobre las tendencias que impactarán en el sector tecnológico en este 2021.

1.- Automatización, IA, Machine Learning y Monitoreo Remoto

Pensando en la automatización, la tendencia es clara: nos encaminamos hacia centros de datos cada vez más inteligentes y más automatizados. Los algoritmos de inteligencia artificial para la automatización de tareas y mantenimiento predictivo son cada vez más frecuentes en los centros de datos. Y se dibujan nuevos Software de automatización que permiten configurar un conjunto de switches como si fuera una única entidad, simplificando las tareas y operaciones diarias.

Para Patricia Rodríguez, Data Center / Project Manager / IT Operations en Microsoft, “las herramientas y/o tecnologías aquí listadas (DCIM, Automatización, Inteligencia Artificial y Machine Learning), suponen un verdadero avance en la gestión de Data Centers. En esta línea se ha avanzado y se sigue trabajando mucho en los DC aunque todavía existen muchas oportunidades de mejora para tener modelos verdaderamente robustos en la operación de Data Centers.”

Bruno Zavaleta, Data Center Energy Latam South Region Director en Huawei, opina que “lo clave es que para este año la herramienta de DCIM debe contar con motores de AI (Advanced Intelligence) para utilizar sus ventajas en la automatización operacional de los sistemas de enfriamiento, de energía y de operación y mantenimiento.”

La empresa de infraestructura digital Equinix gestiona un volumen de millones de activos a través de más de 220 centros de datos en más de 60 mercados de los cinco continentes. Para la compañía, herramientas como DCIM o similares son claves para la gestión de la actividad, permitiendo la automatización de procesos masivos en datos. Ignacio Velilla, Managing Director de Equinix España, opina que “Para la operación del data center, el mercado apunta hacia soluciones desarrolladas por terceros en modalidad stand-alone (BMS) que dan soporte a la gestión de la infraestructura (climatización, sistemas eléctricos, etc.) de cada uno de los data centers por separado. A su vez, los datos recogidos por esos sistemas se integran en una capa superior que utiliza herramientas desarrolladas internamente y que permiten el acceso a información clave sobre la infraestructura tanto a los equipos técnicos como a los clientes.

Isidro Ramos, Datacenter Design & Consulting en Aeon Ingeniería, nos comentó que, por parte su compañía, “el 2021 va a ser un año de consolidación. La monitorización remota se ha vuelto imprescindible en este escenario COVID. En España, los nuevos proyectos de IA & ML verán la luz en este 2021, de hecho ya estamos trabajando en algunos de ellos que pronto se convertirán en una referencia.”

Bruno Zavaleta, Data Center Energy Latam South Region Director en Huawei, opina que “lo clave es que para este año la herramienta de DCIM debe contar con motores de AI (Advanced Intelligence) para utilizar sus ventajas en la automatización operacional de los sistemas de enfriamiento, de energía y de operación y mantenimiento.”

La empresa de infraestructura digital Equinix gestiona un volumen de millones de activos a través de más de 220 centros de datos en más de 60 mercados de los cinco continentes. Para la compañía, herramientas como DCIM o similares son claves para la gestión de la actividad, permitiendo la automatización de procesos masivos en datos. Ignacio Velilla, Managing Director de Equinix España, opina que “Para la operación del data center, el mercado apunta hacia soluciones desarrolladas por terceros en modalidad stand-alone (BMS) que dan soporte a la gestión de la infraestructura (climatización, sistemas eléctricos, etc.) de cada uno de los data centers por separado. A su vez, los datos recogidos por esos sistemas se integran en una capa superior que utiliza herramientas desarrolladas internamente y que permiten el acceso a información clave sobre la infraestructura tanto a los equipos técnicos como a los clientes.

Isidro Ramos, Datacenter Design & Consulting en Aeon Ingeniería, nos comentó que, por parte su compañía, “el 2021 va a ser un año de consolidación. La monitorización remota se ha vuelto imprescindible en este escenario COVID. En España, los nuevos proyectos de IA & ML verán la luz en este 2021, de hecho ya estamos trabajando en algunos de ellos que pronto se convertirán en una referencia.”

Finalmente, Josué Ramírez, Director of Business Development Latam de Uptime Institute, ha recalcado que “Como nos hemos dado cuenta durante el año 2020 debemos mejorar nuestros sistemas de monitoreo a través de las herramientas disponibles en el mercado de acuerdo con la especialidad de cada una: por ejemplo, el DCIM una excelente herramienta que nos ayuda a monitorear nuestros equipos de infraestructura y con esto tomar las mejores decisiones de cambios y manejo de capacidades de nuestros equipos. Por otro lado, tenemos a los MMS (Maintenance Management Systems) que son sistemas que nos ayudan a tener todo el programa anual de mantenimiento de los equipos, condiciones operativas, documentación de cada equipo, así como manuales, contratos y documentos de soporte como los SOP, MOP y EOP. El acceso a estas herramientas y monitoreo remoto debe ser instalado con los niveles de seguridad necesarios para evitar algún sabotaje a la operación de nuestro DC.”

2.- Energía y sostenibilidad

A medida que la proliferación de centros de datos continúa y se acelera, especialmente en el espacio de hiperescala, los proveedores de nube y colocation se enfrentan a un mayor escrutinio de su uso del agua y la energía. Ampliar las conversaciones sobre el cambio climático y los vientos políticos cambiantes en los Estados Unidos y a nivel mundial solo aumentará el enfoque en la industria de los centros de datos, que representa aproximadamente el 1% del consumo total de energía del mundo.

2021 verá una ola de innovaciones centradas en la eficiencia energética en todo el ecosistema del centro de datos. La sostenibilidad ha dejado de ser solo una tendencia global clave de la cadena de suministro y en este año se convertirá en un imperativo.

Para Pablo Casado de las Heras, Head of Global Data Center & Core Sites de Telefónica “La sociedad ha girado definitivamente hacia un mundo sostenible. Esto supone que busquemos en la industria del Data Center todas las mejoras posibles. Si bien es evidente que la autogeneración no podrá implementarse dado los elevados consumos que requieren estas infraestructuras, si que continuaremos buscando soluciones más eficientes, buscando un PUE =1, así como realizar la compra de energía verde.”

En cada decisión de compra, las empresas tendrán en cuenta el impacto de esta sobre sus objetivos de huella de carbono. Y, debido a las nuevas iniciativas lideradas por el Foro Económico Mundial y la UE y dirigidas a la estandarización de los indicadores y la reducción del “blanqueo ecológico”, las empresas serán consideradas más responsables de sus esfuerzos.

En los centros de datos, la proliferación de la generación, el consumo y el almacenamiento de datos ha llevado a un uso energético insostenible. Según el Departamento de Energía de los Estados Unidos, los centros de datos consumen de diez a cincuenta veces más energía por superficie ocupada que los edificios de oficinas comerciales medios. Esto hace que la tecnología de almacenamiento de centro de datos ecológica sea fundamental para reducir las complejidades, los costes, la huella de carbono y los residuos de los componentes de la infraestructura necesaria para los datos modernos.

Por otro lado se prevé que el mayor avance se dará en la globalización del uso de baterías de Litio para los DC, principalmente la tecnología LFP que es la más segura para operación (no explosiva); y en relación a generación de energías renovables y sostenibilidad, se orienta fuertemente a la utilización de energía solar con sistemas de generación hibrida-solar altamente confiables y con celdas de almacenamiento de Litio que permitirán una operación confiable los 365 días del año aun en condiciones de baja radiación solar.

3.- Conectividad 5G

Cerca de 3.700 millones de personas (la mitad de la población mundial) no tienen acceso a Internet. El 5G y Wi-Fi 6 mejoran la velocidad y la latencia, llegando a zonas con escasa cobertura de fibra como las comunidades rurales.

La tele-medicina, la fabricación y la tele-enseñanza también se beneficiarán de la próxima generación de tecnología inalámbrica, que impulsará el crecimiento, la innovación y las oportunidades para millones de personas. Según PwC, llevar Internet a los que actualmente están desconectados añadiría 6.700 millones de dólares a la economía global y sacaría a otros 500 millones de personas de la pobreza.

En 2021 el enfoque sobre el 5G se traslada al consumo de energía y la eficiencia energética: en esta etapa inicial de la planificación e implementación de 5G, la discusión se ha centrado correctamente en los principales beneficios de la tecnología (mayor ancho de banda y menor latencia) y las aplicaciones que permitirá. Pero a medida que los países comiencen a implementar su 5G en 2021, y los pioneros de la adopción comiencen a aumentar la amplitud y la escala, el enfoque cambiará a los aumentos considerables en el consumo de energía provocados por 5G y las estrategias para implementarlo más eficiente y eficaz. La densificación de la red necesaria para hacer realidad la promesa del 5G se suma inevitablemente al aumento de la demanda de energía, que se estima en 3,5 veces mayor que la del 4G.

4.- Infraestructura de Edge y Cloud Computing

En 2021, veremos un impulso continuo en las implementaciones de primer borde y una ola de innovaciones tecnológicas en la pila de infraestructura para abordar la mayor complejidad de escalar y orquestar de manera confiable la infraestructura distribuida en el borde.

Las arquitecturas de nube distribuida/ Edge Cloud aún están, en gran medida, en la fase de planificación y prueba, pero 2021 será un año clave para este modelo emergente y fundamental de nube, que está impulsado por el rápido crecimiento del 5G y los dispositivos conectados, el Internet de las Cosas, el fuerte aumento de las fuentes de datos creados en la Edge Cloud y por el hecho de que los Kubernetes se están convirtiendo en el estándar para la orquestación de aplicaciones de microservicios. Este modelo permitirá que las empresas gestionen componentes distintos en varias nubes y aprovechen el potencial de desplegar unos servicios informáticos mucho más personalizados, con la ventaja añadida de extraer valor de las fuentes de datos situadas en ubicaciones periféricas. Los sectores como la minería, el petróleo y el gas, y los servicios públicos, es decir, aquellos con unos elevados niveles de convergencia entre la tecnología de la información y la tecnología operativa y con una gran cantidad de datos creados en ubicaciones remotas y regionales, serán los primeros en sacar valor de la nube distribuida.

Para Saúl Varela, Director General de CliAtec, “La densidad y la capacidad serán los desafíos de los centros de datos en la era Edge y Cloud. Los centros de datos ya no son lo que eran. Infraestructuras de cloud híbrido, la extensión de la computación Edge y, por tanto, de centros de Edge data center, o la irrupción de las nuevas tecnologías, especialmente Inteligencia Artificial, Big Data e Internet de las Cosas, están redefiniendo su propia naturaleza.”

“Los centros de datos” – continúa el ejecutivo – “han emprendido un viaje hacia la nube y es una tendencia imparable. En parte, porque es la tendencia de la propia sociedad digitalizada. Según Gartner, el Edge computing complementa al cloud computing en todos los tipos de uso del comercio digital, resolviendo los requisitos de latencia, ancho de banda, autonomía y privacidad. Más del 90% de las empresas comienzan con un único tipo de uso para el Edge computing, pero con el paso del tiempo, cada empresa tendrá muchos más usos. La distancia entre datos, aplicaciones, nubes, operadores y usuarios cada vez es más corta. Los data center Edge acortan esas distancias, pero también plantean nuevos requerimientos: las altas densidades.”

Para Ignacio Velilla, “el Edge Computing aborda las limitaciones de los sistemas centralizados como la latencia, el ancho de banda, la privacidad de los datos y la autonomía, acercando el procesamiento a la fuente de generación de datos, a los dispositivos y a los usuarios. De esta forma, se aumentan y amplían las posibilidades del actual modelo cloud centralizado o hiperescala, apoyando la evolución y el despliegue de dispositivos de IoT y admitiendo aplicaciones innovadoras, ofreciendo así una gran evolución para los negocios digitales.”

“Con la cantidad de datos que se están interconectando, que en volumen crece cada día más y más, la interconexión de la computación y el almacenamiento en el Edge es esencial para mantener un alto rendimiento y una baja latencia.”

Pablo Casado de las Heras opina en este sentido que: “Esta es la cuestión que más va a cambiar nuestro forma de crecer en el futuro. De nuevo, la sociedad nos demandará soluciones que nos obliguen a ser disruptivos y aplicar todo lo aprendido en el pasado en las nuevas capacidades Edge. A tal efecto, estoy seguro que transformaremos nuestras capacidades creando mini data center en centrales, torres, … , para lo cual deberemos ser todavía más modulares, más flexibles permitiendo escalar en capacidad cuando la necesidad sea cierta de una manera ágil, reduciendo mucho los tiempos de despliegue, y por supuesto sin perder niveles de eficiencia ni de fiabilidad respecto al estándar ya conocido y consolidado de nuestros Data center.”

Conclusión

Lo que no sabemos a ciencia cierta es lo que ocurrirá este año. Pero lo que sí tenemos claro, y así nos lo han hecho saber lo expertos de las mayores empresas tecnológicas referentes con las que hemos hablado, es que están preparadas para cumplir sus objetivos y hacer frente a lo que haga falta, porque si han conseguido mantener la industria a flote y salir más fortalecida que nunca pese a la situación que hemos vivido este año, las previsiones no pueden ser más optimistas para todos.

Tendremos que esperar a que finalice el año para saber si hemos acertado en cuanto a los puntos que se han tratado. Pero de lo que estamos seguros es que las empresas están listas para seguir dando todo de sí mismas para que el 2021 sea todo un éxito para todos.

Fuente: DatacenterDynamics  (DCD)